el atardecer – carta al ser humano

Querido SER Humano,

El atardecer me hace recordar que la noche no es larga, simplemente es. Que la oscuridad llega para subirme al carro y viajar para adentro. Una vez adentro, recuerdo que tengo que subir a coraje, pero misteriosamente el viaja escondido y de repente me da la posibilidad de mirarme, de conectarme con mis sentimientos, saborearlos aunque se sepan amargos, tristes y enojados o alegres, sublimes y felices.
Me doy cuenta que el atardecer es para valientes que quieren que su vida sea cada vez mejor, porque el atardecer te lleva a la acción, a la acción de mirar. Ser humano te cuento que durante cuatro o cinco años visité a mi terapeuta, pero me di cuenta que para que todas esas conversaciones, hipótesis y juegos funcionen… tan solo faltaba un eslabón, que es la acción. Porque la acción aniquila los miedos, destruye los muros, sacude el polvo, quita la rabia, alumbra en la oscuridad pero sobre todo añade adrenalina aquella que te hace ver lo necesario del camino para que el carro no se estrelle. Querido, deseo que tu noche sea la más oscura, porque aunque no haya luz, seguro que valentía, coraje, acción y adrenalina se descubrirán cuando el huracán sople. Y “ojalá” que durante camino te des cuenta que la noche simplemente es, los miedos simplemente son, las situaciones simplemente son y las personas simplemente son.

el-atardecer


PD:
Durante cinco años creí que había entendido lo que Fritz Perls quiso decir en su oración. Sinceramente, jamás la comprendí, sino hasta hace dos semanas.. Vivía en un mundo de expectativas, esperando que el ser humano apretara el botón de la crítica o la alabanza. Me había olvidado que SOY en la mera persecuta del hacer. En el intento de buscar al otro (situación, persona), me perdía en una tormenta. Funcionaba como si el botón de repetir estuviese trancado, pero solamente cuando me cansé de estar insatisfecho, infeliz y que mis miedos sean más grandes que mis sueños comprendí que la vida es seguir caminando, aún cuando uno se tropieza. Siendo un observador renovado, maduro, imperfecto, crecido, golpeado y enaltecido, quiero comprender esta oración desde el sentimiento y la percepción:

Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nuestros caminos se convierten en dos líneas perpendiculares
Será sublime
Si no ocurre, lamentablemente no puedo hacer nada.
Falto de respeto a Mí mismo
Cuando en el intento de complacerte me pierdo en una tormenta.
Falto de respeto a Ti
Cuando intento que seas como yo quiero
En vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.

(Adaptación al original de Fritz Perls)


 

*Sublime, es el adjetivo más elevado que describe un encuentro. * y el “amor” para mi es respeto.

 


Originalmente publicada en flickr: patriciorp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *