Las inundaciones: un síntoma del cambio climático

Para muchos el cambio climático continúa siendo un mito pero la realidad nunca miente  y la sintomatología se hace ver, el cambio climático es una realidad y no se manifiesta solo con los huracanes en el caribe, sino también con las inundaciones, las sequías, los tifones, y un listado de eventos climáticos.

Nací en la Provincia de La Pampa, precisamente en Embajador Martini, una localidad del norte que junto a otros pueblos vecinos (Alta Italia, Ojeda, Vértiz, Speluzzi) hoy está afectada por una expresión del cambio climático, la inundación.

Norte pampeano: las potenciales razones de la inundación

El suelo pampeano se caracteriza por vastas llanuras y éstas por ser un escenario de extrema fragilidad porque ante elevados volúmenes hídricos, su relieve no puede llegar a vaciar grandes cantidades de agua. Además, el aumento de las precipitaciones provoca que las napas subterráneas se saturen y por tanto se provoquen inundaciones.

La tala de árboles (no en esta zona) es otra causa de las inundaciones, ya que los mismos proveen de una esponja vegetal que absorba grandes caudales acuíferos. No obstante, la degradación del suelo, producto de una interacción compleja de factores casi siempre asociadas a las actividades humanas, como la mala gestión de los recursos del suelo, la siembra en monocultivo o la utilización del suelo para una misma actividad hacen que el suelo no absorba con rapidez el material líquido.

Si bien en 1999 llovieron 1551 mm en la localidad, en un período no mayor a 4 semanas, aproximadamente 500 mm cayeron sobre los suelos de las localidades norteñas de La Pampa (en algunas más en otras menos). Particularmente en la localidad martinense, los registros de las lluvias desde 1921 aseveran que no se han formalizado eventos de las mismas características: abundante agua en pocas semanas. Además, la media anual  de la región ronda los 700 mm.

“El niño, la niña, ¿y el abuelo para cuándo mamá?” le comenté a mi madre cuando apenas tenía 5 años.

El Niño y La Niña, sabemos que son dos fenómenos meteorológicos que se caracterizan por seguir el uno al otro, aunque no siempre es así. Su ocurrencia está asociada a las temperaturas y pos supuesto al ciclo del agua, por lo que las inundaciones se hacen más frecuentes en uno o en otro fenómeno. Lo cierto es que las lluvias no son exclusivas de uno o de otro, pues estamos hablando de la naturaleza donde no siempre todo es certero pues la actividad humana ha logrado que ciertos procesos se modificasen.

“El Niño” se produce cuando hay un aumento de las temperaturas, “La Niña” impulsa una baja de las temperaturas. La tendencia muestra que aquellas zonas que sufrieron sequías por “El Niño” apuntan a registrar precipitaciones por encima de la media con “La Niña”, potencial fenómeno que podría evidenciarse en el norte pampeano.

“El Niño” que tuvo lugar entre 2015 y 2016 fue el más intenso reportado hasta el momento, lo que contribuyó a que las temperaturas hayan sido las más altas registradas a nivel globo.

El cambio climático se manifiesta, quizás en las mismas zonas donde antes ocurrían estos eventos, pero la diferencia es que ahora es cada vez más impredecible.

¿Y ahora?

Ocuparse de restaurar las pérdidas y daños (hogares, caminos, instituciones, etcétera), asegurar la sanidad ambiental para evitar enfermedades, restaurar la vida social de las familias afectadas, estar alertas en las rutas cercanas a las localidades anegadas. Fáciles de escribir pero  requieren de un esfuerzo conjunto de los gobiernos locales, provincial y nacional.

 

 

One thought on “Las inundaciones: un síntoma del cambio climático

  1. Muy interesante punto de vista. Claramente nuestro país no siempre está a la altura de los avances que el ser humano hace sobre el suelo.

    Las obras hidráulicas siempre van atrás de los fenómenos agropecuarios y/o arquitectónicos y parece que nunca alcanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *